Perfeccionamiento, Capacitación y Actualización Docente


Financiamiento vìa franquicia SENCE y fondos Ley Sep

Escuela Verano
Cursos de capacitación y perfeccionamiento

Área Lenguaje


Área Matemáticas:


Área Planificación:


Área Evaluación:


Área Aprendizaje:


Área Educación Parvularia:


Área Gestión:


Área Convivencia Escolar:


Área Tecnológica:


Área Educación Especial:


Área Inglés:

planes y programas de estudio
Documentos agrupados por secciones.
Otros sitios de Educrea.
Click para ir al sitio OTEC Educrea.
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Click para ir al sitio Centro de Documentación Educrea.
Cursos financiado con recursos SEP
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Boletín Educrea

Inscribe acá tu correo para recibir nuestro noticias y novedades:

 

 

La Pedagogía nos presenta muchos retos tanto para los profesores como para los profesionales en formación.  La evaluación educativa es uno de estos retos, pues es muy difícil para los profesores, de nuestro sistema educacional, ponerla en práctica. Hablar de evaluación es hablar de una herramienta de suma importancia dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos la que también implica el manejo de muchos conceptos y variables.

Evaluación: Pilar fundamental de la educación

  1. Escrito por: Lizette Aliaga y Tania Figueroa.

Introducción

La Pedagogía nos presenta muchos retos tanto para los profesores como para los profesionales en formación.  La evaluación educativa es uno de estos retos, pues es muy difícil para los profesores, de nuestro sistema educacional, ponerla en práctica. Hablar de evaluación es hablar de una herramienta de suma importancia dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos la que también implica el manejo de muchos conceptos y variables.

Al abordar la evaluación, muchos autores mencionan la palabra proceso por lo que a simple vista representa un elemento que acompañará al docente y a los alumnos por un largo periodo.

Uno de esos autores es Luis Ángel Blanco, quien expone la evaluación extendidamente en su libro La evaluación educativa, más proceso que producto. Teniendo en cuenta que su obra es muy completa, hemos basado la presente monografía en su ya mencionado libro pero tomando los elementos medulares para el manejo de la evaluación como herramienta. Además hemos reforzado parte de la información con otras fuentes de internet.

El propósito de esta monografía es aclarar muchas dudas sobre la evaluación educativa. Además ubicarla como un procedimiento determinante en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos. Nuestro trabajo pretende que los profesores en formación manejen este tema muy bien para poder aplicar las evaluaciones de la mejor forma en sus futuras prácticas educacionales y en su futura labor docente. Esta monografía pretende ser una ayuda en el proceso de formación pedagógica no tan solo de los alumnos de Pedagogía en Inglés sino que también de todo docente en formación que este comenzando a descubrir esta herramienta y tenga dudas.

Aproximación histórica de la evaluación

La evaluación tiene aproximadamente un siglo de historia y sus orígenes se remontan a la preocupación por la medición de la conducta humana. Se reconocen tres grandes períodos en evaluación: testing, procesos y juicios.

Durante el período de testing, el principal objetivo era el establecimiento de las diferencias individuales. La evaluación se concentra  en la elaboración de instrumentos que permiten obtener puntuaciones diferenciales intersujetos y su posición dentro del grupo normativo. Thorndike es considerado el padre de la medición en educación.

En el periodo de procesos, se conceptualiza por primera vez la evaluación como proceso, gracias al cambio de paradigma de Tyler, ya que Evaluación y Medición eran conceptos virtualmente intercambiables. Incluso el término “Evaluación” era poco frecuente. Si se mencionaba alguna vez, era siempre en compañía del de “Medida” que solía colocarse en primer término “Medición y Evaluación”. Así fue como Ralph Tyler el padre de la Evaluación, dio vuelta este paradigma donde Evaluación paso a un primer plano y la medición a un segundo término, pero siempre las dos ligadas entre sí.

En el tercer período, juicios, el concepto de evaluación adquiere una conceptualización multidimensional. Corresponde a  un juicio profesional basado en la opinión de expertos en evaluar, orientado a la toma de decisiones.

¿Qué es evaluación educativa?

En todo proceso educativo se hace estrictamente necesaria la presencia de la evaluación. Y es que esta herramienta constituye un abanico abierto tanto para los alumnos como para los profesores, llevando a un desarrollo de las fortalezas y a cambio en las debilidades. Cuando buscamos definirla nos encontramos con un listado bastante amplio de información y autores. He aquí, que buscando justamente una definición para la evaluación educativa es que llegamos a un punto de coincidencia.

Podemos decir que la evaluación educativa es una herramienta de gran importancia para el proceso de aprendizaje. Debido a que la educación es un proceso largo y que la evaluación como herramienta forma parte de él, nace la necesidad de ser no solo sistemática, sino también permanente y objetiva en la información que recaba. Toda esa información que se pueda obtener a través de esta herramienta ayuda a orientar al alumno a partir de la exanimación de los resultados con respecto a los objetivos previamente planteados. Además de lo anterior entrega evidencia de los cambios en los alumnos y del grado que han logrado en éste. A partir de la valoración que el docente pueda dar a la realidad de sus alumnos, después de haber reunido información útil y descriptiva, es tiempo centrarse en un proceso de identificación, remodelación y tratamiento de datos que construirán el camino para llegar al conjunto de actividades que conducen a un juicio en función de criterios. Pero la genialidad de la evaluación va aun más allá debido a que permite criticar y revisar los planes, programas y métodos con el fin de mejorar el proceso educativo

I.a)    Características de la evaluación

La evaluación es una actividad o proceso sistemático de identificación, recogida o tratamiento de datos sobre elementos o hechos educativos, con el objetivo de valorarlos primero y, sobre dicha valoración, tomar decisiones (García Ramos, 1989).

Entonces podemos decir que la evaluación se caracteriza por ser un proceso que implica la recolección de información, posteriormente interpretar y contrastar de acuerdo a ciertas instancias de referencia y patrones deseados. No basta solo con obtener resultados de un proceso evaluativo para emitir un tipo de calificación numérica, sino que requiere un juicio valorativo que permita al profesor tomar decisiones pertinentes de acuerdo a cada caso o necesidad para orientar sus acciones directamente a los requerimientos de los alumnos.

Por otra parte, se hace necesaria la diferenciación de los conceptos evaluación e investigación. Si bien es cierto, ambos tienen muchas características en común, sin embargo, ambos difieren en sus fines:

  • La evaluación es un proceso que busca información para hacer un juicio de valor para la  toma decisiones inmediatas, tomando en cuenta cada caso particular de forma diferente, es decir, no busca la generalización.
  • La investigación es un proceso de búsqueda de información y generar conocimientos generalizables, tales como conclusiones, leyes, teorías y principios, que no necesariamente implican una aplicación inmediata.

   De acuerdo con el portal chileno Red de Maestros de maestros presentado por Edith Marlene Calderón Arévalo, las características de la evaluación son las siguientes:

  • Deslindar las necesidades educativas.
  • Dentro del proceso interactivo están las necesidades educativas.
  • El maestro es quien debe valorar las necesidades educativas en concordancia con otros docentes.
  • La valoración será de acuerdo a la propuesta curricular y a las adaptaciones individuales que se requieran.
  • Es necesario evaluar la situación del aprendizaje del alumno.
  • Es necesario evaluar para conocer las necesidades educativas del alumno y establecer la ayuda ideal.
  • El alumno es evaluado en clases como también la situación de aprendizaje.
  • La respuesta educativa que se  proporciona al alumno es el programa general.

I.b)    Pasos de la evaluación

Toda evaluación está constituida por un conjunto de pasos que pueden variar en cantidad o nombre dependiendo del autor. En este caso diremos que la evaluación sigue los siguientes pasos:

  • Propósito: objetivo o intención a la que se busca responder.
  • Planteamiento: redacción de la o las problemáticas que serán evaluadas.
  • Técnicas: estrategias que serán utilizadas en función de los propósitos y contenidos.
  • Aplicación: llevar a cabo la evaluación que recogerá la información necesitada además de la situación y las condiciones en las que tomará lugar.
  • Respuesta de las fuentes de información: la información viene de quienes dan respuesta o ejecutan las conductas requeridas.
  • Corrección: proceso en el que el profesor medirá las respuestas o la información obtenida.
  • Calificación: en este paso el profesor valorará las respuestas o la información obtenida.  
  • Consecuencias: los resultados derivados de la evaluación, los cuales pueden ser de tipo diverso.

Comparación entre evaluación, calificación, medición y examen

Por supuesto que además de la evaluación también contamos con otras tres herramientas. Los conceptos de calificación, medición y examen pueden causar algunas veces confusión. Como es importante conservar cada uno de estos conceptos con claridad presentamos a continuación una tabla de comparación que ayudará a esto.

CONCEPTO

DEFINICIóN

EVALUACIÓN

Proceso sistemático y continuo que entrega información objetiva acerca de los objetivos establecidos.

CALIFICACIÓN O NOTA

Valorar un producto y su resultado.

MEDICIÓN

Asignación que se hace a las categorías las cuales siguen reglas o  símbolos.

EXAMEN

Prueba para obtener la suficiencia de un alumno.

Teniendo una visión amplia de estos conceptos y sus diferencias podemos ir más profundamente en cada uno de ellos.

Calificación: toma lugar en cuando estamos frente a un producto que conocemos el cual ha sido corregido y del que se ha obtenido una puntuación directa. Es ahí cuando se hace la valoración del producto, en un momento determinado de una referencia, agente o aspecto de aprendizaje.

Su resultado puede ser representado en las siguientes modalidades:

  • Un símbolo
  • Un juicio con números de rango
  • Una descripción

Funciones de la evaluación

Como todos sabemos, la evaluación es una herramienta esencial dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Teniendo aclarado lo anterior, cabe destacar que dentro del periodo educativo existen diferentes instancias, periodos, y situaciones en las que se hace necesario evaluar de distinta manera o con diferentes criterios, por lo tanto existen diferentes funciones de la evaluación.

  • Función diagnóstica:Este tipo de evaluación nos permite detectar progresos y dificultades en un momento determinado. Es esencial en la evaluación inicial (aunque no es exclusiva de este periodo), al inicio de un curso o al inicio de cada una unidad educativa.

A través de la evaluación diagnostica el profesor podrá darse cuenta de las capacidades del alumnado y si este posee los requisitos necesarios para abordar el curso o las unidades a tratar. También es útil para conocer el grado de alcance de los objetivos propuestos en el curso y las habilidades y destrezas de los educandos. Por último, esta función permitirá conocer la situación personal del alumno en el ámbito físico, emocional y familiar al inicio del curso o etapa académica determinada. 

Entonces, podemos decir que la evaluación diagnostica es de suma importancia, puesto que, permite al profesor conocer en profundidad las causas que provocan ciertos problemas a lo largo del proceso de enseñanza, tomar las  decisiones pertinentes de acuerdo a cada caso y reorientar o adaptar las exigencias de acuerdo a los requerimientos.

  • Función Pronóstico: Luego de conocer la situación inicial, este tipo de evaluación entregará a los evaluadores la base para predecir o pronosticar posibilidades futuras. Todo lo anterior podrá ser realizado de forma intuitiva o técnica, ello con el fin de dar una base orientadora para el trabajo a futuro.
  • Función Orientadora: Esta función permite corregir y reorientar las perspectivas y acciones con las cuales trabajar, por lo tanto es una herramienta de gran utilidad al momento de discriminar aquello que realmente tiene validez y lo que no. Además, el carácter orientador da a conocer aquellos aspectos que requieren cambios o modificaciones de acuerdo a las necesidades del momento.      
  • Función Control: Gracias a este tipo de evaluación, el evaluador posee el control permanente del progreso obtenido, ya sea  para mantener informado, para una promoción o una expedición de títulos. Consecuentemente, esta función está fuertemente ligada y unida a las funciones anteriormente mencionadas.        
  • Evaluación Formativa: Esta evaluación es muy importante dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje puesto que está encargada de orientar las actividades a través de informes en relación a la forma de obtención de los objetivos. En caso de la existencia de deficiencias o carencias en los objetivos, el profesor y los alumnos tendrán un estímulo eficaz para realizar las modificaciones y ajustes necesarios para conseguir los objetivos a tiempo.
  • Función Estímulo: Es cuando la evaluación se transforma en un proceso sistemático que aporta al perfeccionamiento permanente. Dentro de este tipo de evaluación encontramos las siguientes funciones:
  • Concreción: Esta función consiste en la delimitación de las áreas a evaluar.
  • Informativa: En esta función se recoge la mayor cantidad de datos necesarios posibles.
  • Interpretativa: Esta función se encarga de todo el proceso de puntuación o categorización.
  • Juicio: Esta función de la evaluación juzga valóricamente toda la información recogida de acuerdo a los criterios previamente establecidos.
  • Decisión: En esta etapa es cuando se decide si los objetivos fueron cumplidos o no. Para tomar las decisiones pertinentes es necesario tomar en cuenta todas las aportaciones valóricas que provienen de las diversas fuentes de información.

Definición de los criterios para la evaluación

Cuando nos referimos al quehacer educativo, necesario distinguir entre programación y evaluación. Y es que no basta llevar a cabo la programación sino que es esencial evidenciar claramente hasta donde se han cumplido aquellos objetivos definidos con anterioridad y sobre lo mismo tomar las decisiones más adecuadas. Es así que cuando evaluamos estamos haciendo un contraste entre lo que se mide y lo que se quiere lograr.

El criterio es un elemento que sin duda debe ir de la mano de toda evaluación. Para definirlo con más facilidad, debemos decir que el criterio es un objetivo circunscrito previamente de acuerdo a lo que se espera de los alumnos.

El criterio necesita los siguientes componentes:

  1. Rendimiento del alumno en función a sus posibilidades.
  2. Progreso (relación entre el rendimiento actual y rendimiento anterior).
  3. Norma, límite o meta exigida (entendida como el mínimo que se debe exigir al alumno).

Para definir los criterios, es de suma importancia que el profesor conozca en profundidad y globalmente el área que será evaluada y así fundar esa pauta. Se trata de conocer la realidad para poder evaluarla. De alguna forma el criterio de evaluación define el tipo y el nivel de aprendizaje que se espera los alumnos alcancen de acuerdo a las capacidades y los objetivos.

Tanto el profesor como los alumnos pueden determinar cuánto se ha avanzado o retrocedido el proceso de enseñanza-aprendizaje sobre la base del modelo de evaluación y sus criterios

Modalidades de evaluación

Las evaluaciones de los aprendizajes pueden ser clasificadas según sus criterios. En esta ocasión destacaremos cinco clasificaciones:

  • Intencionalidad
  • Momento          
  • Extensión         
  • Agente evaluador                   
  • Referente de contrastación o stand de comparación.
  • Según su Intencionalidad:
  • Intencionalidad Diagnóstica (explorar): verificar el estado de los alumnos en cuanto a conocimientos previos, actitudes, expectativas, al momento de iniciar una experiencia educativa.
  • Intencionalidad Formativa: disponer de evidencias continuas que permitan regular, orientar y corregir el proceso educativo, mejorarlo y tener mayores posibilidades. Detecta logros, avances, dificultades para retroalimentar la práctica, beneficia el proceso de aprendizaje, previene obstáculos y señala progresos.

Esta retroalimentación puede ser:

  • Confirmativa: solo señala si la respuesta está bien o no.
  • Correctiva: señala lo que está mal y la respuesta correcta.
  • Explicativa: señalo por qué esta bien o mal la respuesta.
  • Diagnóstica: si es incorrecta la respuesta se identifica la fuente de la equivocación.
  • Elaborativa: se amplía la información para extender sus conocimientos.
  • Intencionalidad Sumativa: se aplica a procesos y productos terminados, uno de ellos es al término de una experiencia de aprendizaje o de una etapa importante del mismo. Comprueba la eficacia del proceso enseñanza-aprendizaje y entrega luces para la planificación de futuras intervenciones.
  • Según el Momento:
  • Inicial: se efectúa al inicio y posibilita el conocimiento de la situación de partida. Decide por donde comenzar para luego establecer los verdaderos logros y progresos de los alumnos atribuyéndoles su participación en una experiencia de enseñanza de aprendizaje formal.
  • Procesual: si el enjuiciamiento o valoración se realiza sobre la base de un proceso continuo y sistemático del funcionamiento y progreso de lo que se va a juzgar.. es imprescindible si se quiere tomar decisiones adecuadas y oportunas conducentes a mejorar los resultados en los estudiantes.
  • Final: para determinar los aprendizajes al término del periodo que se tenía previsto para desarrollar un curso o una unidad, con el cual los alumnos deberían lograr determinados objetivos.
  • Según el Agente Evaluador:
  • Interno: realizadas por las personas que participan directamente de la experiencia educativa. En ellas existen:
  • Autoevaluación: al estudiante le corresponde el rol fundamental, es él quien debe llevar a cabo el proceso de evaluación.
  • Hetero-evaluación: el profesor delinea, planifica, implementa y aplica el proceso evaluativo, el estudiante sólo responde a lo que se le solicita (la más utilizada)
  • Co-evaluación: se realiza en conjunto, ya sea por algunos de sus miembros o del grupo en su conjunto.
  • Externas: quienes preparan y desarrollan las evaluaciones son personas que no pertenecen al centro educacional.
  • Según su Extensión:
  • Evaluación Global: abarca la totalidad de las capacidades expresadas en los objetivos generales y de unidad, además de los criterios de evaluación de los diferentes subsectores o áreas.
  • Evaluación Parcial: focaliza parte de los aprendizajes que se espera que logren los alumnos.
  • Según el Referente o estándar de Comparación:
  • Normativa: Se dispone de algún grupo de comparación previamente establecido. Se definen los estándares o normas a comparar con cada uno de los alumnos de un curso, se aplica el procedimiento para detectar los aprendizajes previstos para una unidad.
  • Criterial: Se establece el patrón deseado, se juzgan las respuestas que el alumno ha dado si estas logran o superan los del patrón establecido, con respecto a si mismo. Es independiente de los logros alcanzados por los demás alumnos.
  • Otros tipos de Procesos Evaluativos
  • Evaluación Personalizada: Tiene en cuenta las características del estudiante, sus circunstancias sociales, sus posibilidades y limitaciones. Esta evaluación puede desarrollarse como experiencia educativa en la que participan todo un curso.
  • Evaluación Diferenciada: Aquella que es necesaria para los casos en que el alumno presenta dificultades tales como dislexia, disgrafía, discalculia, problemas motores, etc. Si se atienden las evaluaciones personalizadas, se atienden sin duda las de este tipo de necesidades y demandas.

Los tipos de evaluación que aquí se han considerado, según el sujeto que evalúa, son:

  • Autoevaluación, al participar con procesos de evaluación de sí mismo o de las producciones propias.
  • Coevaluación, al participar dos o más personas, grupos o instituciones realizan procesos de evaluación entre sí o de sus producciones de aprendizaje.
  • Evaluación del docente, hacia los educandos que se encuentran inmersos en la acción de enseñanza y de aprendizajes de ellos mismos o de las producciones que han realizado.

Evaluación formativa

La evaluación durante el proceso de aprendizaje, más conocida como formativa, fue incorporada como término por M. Scriven en 1967. Este término hace referencia a los procedimientos que el profesor sigue para así adecuar el proceso didáctica a los procesos y necesidades de aprendizaje, teniendo en cuenta lo observado previamente.

La evaluación formativa responde a la consideración de que aprender es un largo camino por el cual los alumnos pueden reestructurar su conocimiento teniendo como base las actividades realizadas. Se considera entonces que si un alumno no aprende existen varios planteamientos al mismo tiempo. Puede ser a causa de la falta de estudio, falta de capacidades mínimas o como también puede ser por las actividades que les son propuestas a los alumnos.

La finalidad de esta evaluación es realizar una función reguladora del proceso enseñanza-aprendizaje para asegurarse que los medios de formación sean acorde a las características de los alumnos. Busca localizar los puntos débiles del aprendizaje más que exponer los resultados obtenidos en tal aprendizaje.

Cognitivamente, este tipo de evaluación está enfocada hacia el entendimiento de la manera en que funciona el estudiante ante las tareas que les son propuestas. La información buscada está referida a las representaciones mentales que hacen el estudiante y las estrategias para alcanzar los objetivos planteados. Todo error puede ser utilizado como ente de estudio ya que son indicadores de la naturaleza del estudiante en cuanto a sus representaciones o estrategias.

Los errores permiten dilucidar los tipos de dificultades que poseen los alumnos al momento de ejecutar las tareas. Es así que se pueden poner en marcha los mecanismos que ayudaran a los alumnos a superar sus dificultades. También es necesario hacer hincapié en los aspectos en los cuales los alumnos han tenido éxito para fortificar el aprendizaje.

En otras palabras podemos decir que la evaluación formativa busca resaltar la regulación de las actitudes pedagógicas. En consecuencia, está más centrada en los procedimientos que en los resultados. En síntesis este tipo de evaluación apremia los siguientes objetivos: la regulación pedagógica, la gestión de los errores y el fortalecimiento de los éxitos.

Evaluación sumativa

Este tipo de evaluación busca establecer un balance fidedigno de los resultados logrados al final del proceso. Enfatiza la recopilación de información y la producción de instrumentos que conduzcan a medidas fieles de los conocimientos a evaluar.

Tiene  la función medular de asegurar la existencia de una concordancia entre las características de los alumnos y las exigencias del sistema.

Por otra parte, puede poseer una función más bien formativa. Esta consiste en saber si se ha llevado a cabo la adquisición de comportamientos terminales. En efecto, saber si los estudiantes cuentan con los requisitos para los próximos aprendizajes o determinar los elementos a modificar si en el futuro se quiere repetir la misma secuencia de enseñanza – aprendizaje.

Cabe destacar que la distinción de las diversas modalidades que tiene la evaluación se hace por los objetivos que se buscan cumplir, más que los instrumentos a utilizar. Esto quiere decir que un mismo instrumento puede ser útil para varios tipos de evaluación pero finalmente el objetivo es el que definirá la modalidad de evaluación a realizar.

¿A quién evaluamos?

Cada proceso evaluativo ofrece la posibilidad de reflexionar sobre los componentes de cada aspecto que se decide innovar, con el propósito de especificar los resultados que se obtienen, y de esta manera poder establecer la toma de decisiones adecuadas para iniciar la innovación deseada.

Antiguamente la evaluación educativa sólo estaba centrada en el alumno, en sus métodos de trabajo y en su rendimiento, pero a partir de los años sesenta la evaluación educativa se ha comenzado a extender a otros ámbitos como por ejemplo práctica docente, materiales, sistema educativo, etc.    Esto se realizó con el fin de mejorar aún más el nivel de los alumnos, es decir, se comenzó a tomar un poco más en cuenta la importancia de los distintos factores en el nivel de aprendizaje de los alumnos.

A la pregunta mencionada sobre ¿a quién evaluamos en el proceso educativo?,  hay sólo una respuesta y que es que está referida a que se evalúa a todo elemento que tenga una influencia directa o indirecta a la acción docente.

1) A los alumnos: esta evaluación debe tener en cuenta el nivel de integración de los objetivos propuestos en el Proyecto Educativo Curricular del establecimiento educacional. Debe realizarse una valoración de los objetivos planteados, sin olvidar las capacidades y conductas que el alumno manifestó a lo largo del proceso educativo.

Al ser la evaluación un proceso continuo, debe tener tres etapas en el proceso de evaluación:

  1. Evaluación inicial: Esta evaluación es llamada también diagnóstica, debido a que registra el nivel inicial en el cual se encuentra el alumno (sus capacidades y sus debilidades).  El objetivo de esta evaluación es poder adecuar las realidades del proceso de aprendizaje a las capacidades que posee el alumno
  2. Evaluación formativa: Esta evaluación es también llamada orientadora o procesual.  Este etapa del proceso de evaluación nos permite saber si el método de aprendizaje se adapta o no a las necesidades de los alumnos, es decir, si está funcionando o no.  Este método permite al profesor  reconocer los métodos que no están funcionando y de esta forma poder mejorarlos.
  3. Evaluación final:Esta es la última etapa en el proceso evaluativo.  La finalidad de esta evaluación es poder observar lo que se ha conseguido, es decir, recoger y valorar los datos obtenidos por los alumnos. Esta evaluación es sumativa, debido a que permite visualizar lo que se deberá conseguir en el siguiente proceso evaluativo por parte de los alumnos. 

Según el carácter formativo de la evaluación, ésta puede ser:

  1. Cualitativa: Este tipo de evaluación está referida a los juicios de valor, es decir, todos los elementos que tienen que ver con la personalidad del alumno (actitudes, intereses, relaciones, etc.)
  2. Diagnóstica: Permite detectar los progresos y dificultades que tienen los alumnos en el momento en que se producen.
  3. Orientadora: Permite corregir la labor docente de acuerdo a las necesidades de los alumnos.

2) A los profesores: Este es un proceso muy importante para mejorar los sistemas educacionales existentes.  Esta evaluación también puede ser entendida como el proceso en que el profesor rinde cuenta de su labor desempeñada en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos. Esta evaluación tres finalidades importantes:

  1. Considerar al profesor como el agente más decisivo para conseguir una buena calidad de la enseñanza.
  2. Estimular al reconocimiento de la labor realizada por el profesor.
  3. Favorecer una actitud crítica de parte de los profesores.

¿Qué se evalúa del profesor?: Del profesor se debe evaluar sus funciones (educadora, instructiva, tutorial, informativa, propedéutica, terapéutica y recuperadora) y las tareas docentes (diseñador, animador, evaluador, creador, orientador, colaborador y profesional) realizadas por él. 

¿Quiénes evalúan al profesor?: Los agentes: son todas aquellas personas que pueden aportar información actual y fiable acerca de la labor realizada por el profesor durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Estos agentes de la evaluación del profesor son: el mismo profesor, sus compañeros, sus alumnos, el equipo directivo del establecimiento educacional al cual pertenece, equipos docentes de su establecimiento educacional, otros observadores (técnicos en evaluación o una comisión) y los padres o apoderados de sus alumnos.

3) A la institución educativa: Esta evaluación es realizada a toda la comunidad educativa y es esencial para el funcionamiento social que tiene la institución para con su entorno.  Esta evaluación tiene las siguientes finalidades:

  1. Efectuar el seguimiento y rectificaciones necesarios para el Proyecto Educativo Institucional (PEI).
  2. Obtener elementos de juicio de las tareas y funciones realizadas por el establecimiento educacional.
  3. Poder tomar decisiones de acuerdo a las valoraciones encontradas.
  4. Mejorar la calidad de las acciones educativas.

Los agentes que evalúan los establecimientos educacionales pueden ser internos (estamentos de la comunidad educativa) o externos (Inspección Técnica, auditorías).

4) Al sistema educativo: Esta es una evaluación que es realizada por todas las personas que intervienen o que están presente en el sistema educacional.  Es el resultado conjunto y coordinado de todos los procesos de evaluación realizados.  La finalidad de esta evaluación es tratar de descubrir que los objetivos propuestos por el sistema educativo se cumplan.

¿Qué evaluamos?

En la evaluación educativa hay que evaluar todos los componentes que están presentes en el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Entre estos componentes podemos encontrar los siguientes:

  • Los objetivos: Aquí se evalúa la intencionalidad educativa, es decir los objetivos (comportamiento y aprendizaje) que la institución educativa planteó y especificó en el Proyecto Educativo Institucional (PEI). 
  • Los contenidos: Para que cada establecimiento educacional pueda alcanzar los objetivos necesita necesariamente los contenidos.  Estos contenidos presentan una doble significatividad en cada etapa:
  1. Lógica: Son contenidos de significatividad lógica, porque va desde presentación de conceptos generales a conceptos más específicos.
  2. Psicológica: Cuando el aprendizaje pone en funcionamiento todas las capacidades que se pretenden desarrollar en el alumno, de acuerdo a los objetivos planteados en el Proyecto Educativo Institucional (PEI).
  • Los procedimientos:

En esta evaluación pretende analizar los caminos que condujeron al aprendizaje de los alumnos.  Por tanto son los mismos alumnos quienes pueden entregar la mayor información de acuerdo a los procedimientos que se han utilizado en su proceso de enseñanza-aprendizaje. Los procedimientos utilizados deben ser motivadores del pensamiento crítico por parte de los alumnos, es decir, motivar  a la flexibilidad mental,  a la fluidez mental, y a la originalidad, etc.

  • Los recursos Aquí se evalúan los recursos que fueron utilizados en el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Los más adecuados para realizar esta evaluación son los alumnos, ya que son ellos los que están en mayor contacto con los recursos.
  • La metodología: Aquí se evalúa el sistema que se utiliza en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula, es decir, la forma concreta en la que se organizan, regulan y relacionan entre sí, los diversos componentes  que intervienen en el proceso educativo: objetivos, contenidos, procedimientos y recursos sin olvidar a los alumnos, profesores y comunidad educativa.  La metodología tiene un papel esencial en el logro o fracaso de las metas educativas.
  • Meta-evaluación: Es la evaluación que se hace a la propia evaluación.  Aquí se evalúan los momentos en que se realizó la evaluación, sus modalidades, o los criterios de evaluación aplicados.  Esto es fundamental para ver la pertinencia de la evaluación.

Conclusiones

Definitivamente, al ahondar en la evaluación como herramienta y en sus componentes podemos justificar el titulo del presente trabajo el cual lleva por nombre Evaluación, pilar fundamental de la educación. Y es que la evaluación permite que tanto el profesor como los alumnos detecten las fortalezas para hacer consistentes los aprendizajes y las falencias para cambiar los métodos, alcanzando una forma de retroalimentación.

Por otra parte, es necesario recalcar la importancia de que los docentes sepan cómo usar la evaluación en beneficio del proceso de enseñanza-aprendizaje. De ahí nuestro deseo de contribuir a los docentes en formación sirviendo de base en el conocimiento que necesitan.

Finalmente, este trabajo también ha sido muy útil para nosotros. Utilizando la información recopilada y nuestra experiencia en las prácticas pedagógicas hemos descubierto que las evaluaciones deben realizarse de acuerdo a lo visto en clases, los objetivos y las características de los alumnos. De esta forma las evaluaciones pueden hacer grandes aportes al proceso que viven los alumnos. Es necesario y muy útil tener completamente claro cuáles son las diferencias entre evaluar y calificar, examinar y medir.  Al evaluar estamos valorando en función de una medida que ha sido establecida. Por esta razón la evaluación es la que nos ayuda a confirmar los resultados en relacSión a los criterios determinados anteriormente. Cuando conseguimos una comparación es cuando evaluamos ya que admite la retroalimentación. Y el establecer criterios y definirlos permite que el docente adquiera más seguridad al momento de llevar a cabo la evaluación y también permite que elija decisiones más acertadas.

Fuente: www.monografias.com