Perfeccionamiento, Capacitación y Actualización Docente


Financiamiento vía franquicia SENCE y fondos Ley Sep

Escuela Verano
Cursos de capacitación y perfeccionamiento

Área Lenguaje


Área Matemáticas:


Área Planificación:


Área Evaluación:


Área Aprendizaje:


Área Educación Parvularia:


Área Gestión:


Área Convivencia Escolar:


Área Tecnológica:


Área Educación Especial:


Área Inglés:

planes y programas de estudio
Documentos agrupados por secciones.
Otros sitios de Educrea.
Click para ir al sitio OTEC Educrea.
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Click para ir al sitio Centro de Documentación Educrea.
Cursos financiado con recursos SEP
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Click para ir al sitio Revista Educrea.
Boletín Educrea

Inscribe acá tu correo para recibir nuestro noticias y novedades:

 

 

NEUROCIENCIA APLICADA A LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI

  1. Escrito por: Virginia Gudiño; directora de Neurocapital Humano: red de profesionales de Cs del Comportamiento, Cs de la Salud, Cs de la Educación y Cs. Sociales, comprometidos con la construcción de Neurocapital Humano y Neurofelicidad.

Hemos actualizado completamente el portal WWW.EDUCREA.CL, "Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente", para ver el enlace en su nuevo formato, haga clic en http://educrea.cl/neurociencia-aplicada-a-la-educacion-del-siglo-xxi/ y se abrirá esta nueva versión.

Reciba nuestros saludos.

Equipo Educrea.

Contexto

Este sigo XXI, época marcada por grandes contrastes donde el florecimiento de la ciencia y la tecnología coexiste con el incremento de conflictos emocionales la tarea de formar y educar a las nuevas generaciones requiere cada vez más de planteamientos pedagógicos que se sitúen en le punto de encrucijada de la mundialización de los conocimientos y la particularidad de los procesos de aprendizaje.


Modificar el modelo sobre cómo se desarrolla la vida de las escuelas respecto de la construcción del saber, y a partir de la comprensión de cómo aprende, cómo guarda información nuestro cerebro, y cuáles son los procesos biológicos que facilitan el aprendizaje, es una tarea que demanda urgente implementación en los tiempos actuales.


Los grandes avances de la neurociencia ayudan a develar los mecanismos cerebrales que hacen posible el aprender, des-aprender, re-aprender, el recordar y el grabar información en el cerebro, lo que tiende a mejorar todo lo que abarca el Enseñaje (Enseñanza-Aprendizaje), a modo personal, un proceso muy necesario de implementar en los distintos ámbitos educativos actuales.

Teniendo presente que la educación ha experimentado un cambio negativo porque se ha perdido la importancia del aprendizaje reemplazándolo por hojas, textos, exámenes, etc., siendo un sistema rígido que ocasiona problemas en los niños, la neurociencia aplicada al ámbito educativo puede generar resultados altamente positivos.

Actualmente, el estudio de las conductas a partir de la comprensión del funcionamiento cerebral por medio de técnicas de neuroimagen, que exploran la actividad cerebral en tiempo real y en vivo (las más populares son Tomografía por Emisión de Positrones -PET en inglés- y la Resonancia Magnética Funcional -fMRI en inglés-), han permitido encontrar algunas respuestas, y sin duda están colaborando con una mejor implementación en el campo educativo.

Situaciones presentes en el acto cotidiano escolar encuentran su origen en la actividad cerebro-mental humana. Por ello el conocimiento que el docente tenga sobre sus características, potencialidades y sobre las implicaciones en el aprendizaje le permitirán ampliar las fuentes para la toma de decisiones en los procesos pedagógicos. El cerebro humano es un sistema estructural y funcional diseñado para recibir información, integrarla de modo flexible y creativo y elaborar conductas destinadas a la adaptación. Para ello, está configurado en forma de módulos funcionales altamente dinámicos, constituidos por células interconectadas que realizan una sofisticada mensajería química y física dentro del cerebro y con el resto del organismo. Aprender es un proceso innato del ser humano, siempre estamos en constante aprendizaje. Este proceso adquiere mayor relevancia cuando se traduce en el plano educativo. La capacidad de educabilidad que nos caracteriza como seres humanos reside en la capacidad compleja del cerebro que tenemos. Sin embargo durante el proceso de aprendizaje los individuos enfrentan algunas dificultades.

¿Por qué considerar el estudio de las funciones cerebrales en los procesos educativos?

La respuesta parece obvia, si se considera que la labor pedagógica es inminentemente humana y esto significa que se debe considerar su integralidad, pero aún así, podemos esbozar como argumento que en un acto educativo, existen diversos procesos comunicativos, y además, que toda percepción implica una elaboración, una interpretación, una representación, una construcción del individuo.

Esto nos indica que la actividad mental y la cultural interactúan. Florez (1995) indica que no se puede separar ninguna de estas dimensiones (la mental y neuronal), ni reducir una en detrimento de la otra; se trata de una unidad dual (cerebro- mente) en constante interacción.

Asimismo, el aprendizaje cambia la estructura física del cerebro, es decir, que se fortalece con el ejercicio mental. Aún más, estudiar organiza y reorganiza la mente, por tanto, el ejercicio mental cambia nuestro modo de percibir y comprender la realidad.

Aún hay un largo el camino por recorrer para poder llegar a las transformaciones “de fondo”, que los paradigmas educativos vigentes necesitan realizar para ser “verdaderamente útiles” a los niños y jóvenes; importante es replantearse cuáles son las herramientas, metodología y valores que les posibilitarán adquirir las necesarias competencias para adaptarse ante los desafíos que este siglo XXI les seguirá exigiendo cuando se hayan convertido en ciudadanos adultos (del futuro). Dotarlos de herramientas integrales, óptimas y efectivas es nuestra responsabilidad y debiera ser un compromiso compartido por tod@s.

Neurociencia y Educación

Para Judy Willis, neurocientúífica e investigadora de la relación neurociencia-educación hay dos puntos focales relevantes para un óóptimo aprendizaje:

–En primera instancia, el estado de ánimo del “alumno” ó la predisposición que éste tenga hacia la captación de una información novedosa. Si el alumno está ,destilen calidad contento, la información recepcionada será aprendida con mayor facilidad .en situaciáón contraria de nada valdrán las explicaciones del profesor

–En segundo lugar está la metodología empleada muy importante en la enseññanza porque depende en gran parte de la manera cóñmo el estudiante se predisponga para aprender.

Asimismo, se sabe que son las emociones las que conducen la memoria, esto significa que si las emociones son placenteras, el rechazo a información novedosa será menor, y por ende, el aprendizaje más efectivo.

Para la neurociencia al cerebro se le agiliza el aprendizaje cuando se incorpora mediante esquemas, mapas, gráficos y cualquier otra herramienta que permita la formalidad y el orden. La información mostrada de forma organizada y estructurada incorpora una actitud positiva para captar la atención del alumno. Dicha información se maximiza cuando ésta se relaciona con aprendizajes previos, es decir, vivencias personales que los alumnos tienen y que permiten entender mejor lo aprendido.

Aprendizaje Relacional

La neurociencia continúa desenredando los mecanismos del cerebro y actualmente se ha podido concluir que la educación memorística ha sido correcta, pese a haber sido satanizada por mucho tiempo.

Según el neurocientífico Ignacio Morgado, el memorismo resulta la mejor forma de aprender muchos conceptos que se determinan por hábitos o formas de hacer las cosas. Una suma siempre será la misma, por eso se repite hasta memorizarla.

Sin embargo, existen otras formas de aprendizaje, como el relacional, que consiste en aprender hechos, episodios y circunstancias en la vida que, más que repetir, requiere relacionar cosas. Cuanto más cosas comparamos, cuanto más relacionamos, más y mejor aprendemos.

Memorizar no está mal, porque es como trabaja el cerebro, pero el aprendizaje actual no se sirve de una única fuente, hoy en día los alumnos tienen la posibilidad de contrastar la información nueva con otras fuentes que le permitan ampliar el conocimiento y corroborarlo. Por eso el aprendizaje necesita de una estrategia cognitiva que lo guíe.

El repetir la información hasta memorizarla sirve como guía de aprendizaje, pero si lo que se quiere es aprender hechos y conocimientos, episodios que han ocurrido, el memorismo no será insuficiente. Entonces es más efectivo aprender por contraste, utilizando las diversas fuentes de información.

El proceso de Aprendizaje

El aprender es un proceso por el cual se adquiere una determinada información y se almacena para poder usarla cuando haga falta. El aprendizaje se produce como consecuencia de una serie de procesos químicos y eléctricos.

Luego de ser captados por medio de los sentidos todos los estímulos que recibe un individuo se dirigen al cerebro, pero parte de éstos no llegan a él.¿Por qué ocurre esto? Según la investigadora Judy Willis el cerebro tiene ciertos "guardianes", que funcionan como obstáculos previos e impiden alcanzar el aprendizaje total y completo, es decir, existen una serie de filtros que protegen al cerebro de la ¨sobrecarga¨ de información a la que está expuesto diariamente, permitiendo el ingreso, la asimilación, sólo de la información que al cerebro le interesa.

Estos filtros favorecen la discriminación y la atención del cerebro a lo que realmente “le importa” absorber como aprendizaje. Los filtros están presentes en el sistema de aprendizaje RAD: el sistema reticular de activación (RAS), el filtro positivo de la Amígdalay la intervención de Dopamina. Cada uno de ellos se determina por las emociones, si son positivas, el acceso de la novedad al cerebro se realizará con mayor rapidez.

El neurocientífico Ignacio Morgado, agrega a lo expuesto, que las emociones son de relevante importancia para el aprendizaje, porque determinan finalmente la decisión del ser humano al elegir entre varias opciones. El uso de la razón se mantiene limitado al análisis de las probabilidades, pero es en la decisión final que las emociones determinan la elección según las sensaciones que nos producen.

Asimismo, si el cerebro detecta estrés puede combatir y bloquear la información.Se ha demostrado que el nivel elevado de estrés provoca que los Lóbulos Prefrontales (LPF - áreas más evolucionadas de nuestro cerebro) implicados en la funciones cognitivas y en las ejecutivas, se bloquen. Las neuronas se “deprimen”, se “achican” lo que deviene en un mal funcionamiento.

En otras palabras, si el niño está en una clase en la que se ve expuesto a un impacto fuerte de estrés, sus Unidad Cerebro-Mente (UCM) no responderá al 100 %.

Esto significa que, cuando mejor sea el ambiente para aprender, mejor será el aprendizaje. Por eso es importante la didáctica en el proceso educativo. Está claro que no sólo el memorismo resulta beneficioso, sino que también existen ciertas maneras según sea el caso de lo que se requiere aprender. Cada vez los niñños son más hábiles y más veloces en su pensamiento, por eso es necesario mejorar las herramientas para capturar su atención.

Conclusiones

  • Neurocientíficamente hablando, aprender mediante la experiencia puede resultar lo mejor, mediante las sensaciones de un específico hecho, sobre un evento en especial. Así, cada vez que se repita la situación estaremos mejor preparados para afrontarla, porque dejará de ser nueva para nosotros y reaccionaremos más rápido y mejor.
  • Integrar experiencias valiosas en las que participen adultos, puede estimular la producción de dopamina en los niños y adolescentes y, de esta manera, ayudarlos a encontrar placer en sus acciones.
  • El maestro que conoce los principios neurobiológicos que rigen el funcionamiento cerebral, su maduración cognitiva y emocional, tiene en sus manos un recurso espléndido para diseñar su praxis docente, identificando ritmos y modalidades madurativas en sus ¨alumnos¨ y eligiendo recursos de enseñanza sobre bases científicas que le garantizan óptimos resultados.
  • Conocer el sustrato neurobiológico de las dificultades de aprendizaje, las bases del desarrollo cognitivo-afectivo y la influencia que ejerce el contexto en su enriquecimiento y potenciación, provee al docente de herramientas para ¨detectar¨ los talentos de cada alumno  y la oportunidad de potenciarlos de manera armónica.            

Fuente:
www.neurocapitalhumano.com.ar